La mayor causa de mortalidad son nuestras decisiones

Las decisiones en nuestros hábitos alimenticios y nuestro estilo de vida son el factor determinante entre las dos caras de la moneda.

Escoger bien es vivir, y vivir mejor. En este post te damos las claves para tu propia reflexión, si bien entendemos que no siempre es fácil instaurar nuevas costumbres, sobre todo en lo referido a la alimentación te hemos de recordar que el ser humano es una auténtica máquina de hábitos y no te será dificil o no tanto como puedas pensarte cambiarlos por otros saludables esquivando todo tipo de problemas de salud a corto plazo.

Somos conscientes que el ritmo de vida en la sociedad actual (responsabilidades, obligaciones, horarios, etc.) son dificiles de salvar, no obstante como un paso lleva otro, una vez iniciado por si solo se crea la inercia, por eso valéte de todas las herramientas y ayudas que estén a tu alcance, obtén la máxima motivación y recompensa tus logros. Tu salud lo vale.

Tres puntos, tres pilares

Alimentación (La mejor dieta del Mundo “la Mediterránea está en nuestro país”) adquiérela, desecha por norma la comida rápida o improvisada, si es insalvable “un sandwitch vegetal, fruta, barrita cereales.. hay mil opciones”.

Estilo de vida, aunque lo preferible es practicar 30 minutos de ejercicio moderado al día si no es posible aprovecha cualquier ocasión, subir escaleras, andar, ir en bicicleta, etc. en vez de coche o moto. Si tienes hijos son la excusa perfecta, lleva en el maletero palas ping pong, pelota futbol, baloncesto, etc. siempre hay un rato en toda salida en familia para pasarlo bien.

Gestión del estrés, este factor es a tener muy en cuenta ya que si va ligado a una mala alimentación y vida sedentaria puede ser el detonante para cualquier mal mayor, aunque a priori parezca muy dificil aprende a gestionar el estrés, crea mecanismos para minimizarlo o busca consejo profesional, va en ello tu salud, no te la juegues.

¡Ahora nuestra esperanza de vida es mucho más larga y de mayor calidad! Esto es un refrán popular.

Pero no por que lo digamos nosotros, por que lo demuestra la estadística, si si ya sé, me diréis cuantos y cuantos abuelos hay de 80 y 90 años que están en pie y bien… pues ahí podéis encontrar la paradoja, son las generaciones de la alimentación sana y saludable.

La realidad es que la diabetes y la obesidad nos azota desde niños, antes de la treintena nos persigue la hipertensión, los ictus, alzheimer, calvicie, problemas en articulaciones, cardiovasculares y un largo etc.  sí si ya sé, ahora me diréis “Es que antes la gente se moría pero no se sabía la causa”. Bueno podemos aceptar Pulpo como animal de compañía.

Toma de conciencia

Este a de ser el primer engranaje que nos permitia llevar a cabo el cambio de hábitos.

La mayoría de las personas pensamos que cuando ocurre alguna desgracia o algún problema serio de salud, como puede ser un tumor, una enfermedad seria, pensamos que estas cosas pasan, que nos ha tocado a nosotros así y que hay que afrontarlas como son. Las vivimos con un poco de desánimo, impotencia… Ya que pensamos que es todo genético, un poco lotería… Y depende de lo que nos diga el médico al ponernos en sus manos, por si nos lo puede resolver (o no). Pensamos que finalmente todos nos vamos a morir de algo pero es erróneo pensar que da igual preocuparnos y que podemos comer lo que queramos… Porque es así, tarde o temprano todos nos vamos a morir.

Aunque sueno duro, la mayor causa de mortalidad en nuestros días son nuestras propias decisiones. Años atrás no era así: moríamos por enfermedades infecciosas (Peste, tuberculosis, …) donde no existían vacunas ni remedios contra estas infecciones. En el pasado, morir a causa de enfermedades infecciosas, podríamos decir que era al azar.

En la actualidad, con los avances de la medicina, hemos reducido las grandes patologías. Es hoy en día cuando nuestra propia salud está en nuestras manos. Las principales causas de mortalidad a día de hoy son:

  • Enfermedades coronarias
  • Cáncer
  • Obesidad
  • Diabetes…

O incluso principales causas de baja laboral:

  • Cervicales
  • Problemas gástricos
  • Dolores de espalda…

Y todas ellas dependen del estilo de vida que llevemos.

El estilo de vida es una decisión personal. Por supuesto, la genética importa, pero lo más importante es cómo los genes se expresan en un entorno. Si nuestro entorno es basado en un estilo de vida saludable, con una buena alimentación y ejercicio físico, los genes no se comportan igual que si vivimos en una sociedad actual, donde 1 de cada 3 personas, según datos actuales va a desarrollar cáncer o diabetes. Por supuesto, hay enfermedades muy duras, que dependen de la genética (como un niño con progeria) aunque se trata de una gran minoría.

El entorno condiciona y cuando queremos tomar decisiones que impactan en nuestra salud, un entorno favorable hará más sencillo llevar un estilo de vida saludable. Los genes predisponen, pero no predestinan. No se trata de vivir mucho más, sino vivir mejor y tener más vitalidad. En definitiva, añadir más vida a los años. Con Planifood te ayudamos a llevar un estilo de vida saludable y a disfrutar de la vida en el día a día, con una alimentación acorde a tu estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.planifood.com/wp-content/uploads/2019/04/BLOG-I.jpg);background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 650px;}